Publicado: TICs e industria turística: un romance con futuro

El desarrollo del sector turístico en España ha corrido paralelo al del país en su conjunto, y viceversa. En efecto, la creciente globalización, los cambios en la demanda, la flexibilidad en los trámites de fronteras, la extensión del Estado de Bienestar, el aumento de la competencia o la aceleración del desarrollo y difusión de las nuevas tecnologías -sobre todo las de información y comunicación- ha hecho crecer exponencialmente al principal motor patrio.

En estos tiempos de carestía económica, es cuando los políticos han vuelto sus ojos hacia el turismo y han centrado sus planes de recuperación económica apoyando de nuevo al sector al darse cuenta de que el éxito pasa por la calidad del sector turístico, el cuidado del cliente, y la optimización de recursos, puntales apoyados en una estructura moderna y basada en la conectividad, que opere sin complejos a escala mundial.

Afortunadamente, la industria turística española juega con ventaja, pues siempre ha sido intensiva en el uso de la informática. Ya en los años 60 se comenzaron a introducir los primeros ordenadores para gestionar los procesos de datos que requerían de un gran volumen de mano de obra. La aparición de los microprocesadores y del ordenador personal a partir de los años 80, además de facilitar el tratamiento de los datos, fue creando las ingentes bases de datos de millones de usuarios que a finales de los 90, con la llegada de Internet como catalizador, fue eclosionando poco a poco, hasta alcanzar la conectividad del segundo milenio.

Efectivamente, la universalización de la Red ha provocado en este sector hechos que hace unos años hubieran causado incredulidad, como la emergencia de grandes actores con escasa o nula presencia física, los vuelos low-cost, la participación creciente del viajero en la configuración de sus paquetes vacacionales, y el contacto entre culturas facilitado por la democratización del turismo.

Según asegura un informe elaborado por un equipo de investigadores de la Universidad de Málaga, dos hechos indudables permiten pensar que existe una estrecha relación entre la industria turística y la informática. El primero obedece a que la primera es también la primera industria mundial, lo que la convierte, potencialmente, en el principal cliente de la industria informática. Por otro lado, no hay que desdeñar que la información está en los mismos cimientos del sector turístico. Asimismo, ambos ámbitos, nuevas tecnologías y turismo, pueden considerarse los emergentes de la segunda mitad del siglo XX.

Lo cierto es que las tecnologías han propiciado un giro de 180º en hoteles, restaurantes, empresas varias de servicios, intermediarios, touroperadores y agencias de viajes y, es ahora cuando están de nuevo imponiendo su ritmo en las reglas que rigen el mundo de los negocios turísticos y su manera de acercarse a los clientes.

Tradicionalmente se considera que esta estrecha relación se inició con el boom económico mundial que impulsó el tráfico aéreo de pasajeros en los años 50, cuando las grandes compañías iniciaron el desarrollo de sistemas computarizados para gestionar la información que este nuevo medio de transporte generaba.

Fue entonces cuando se crearon los llamados CRSs o Computer Reservation Systems, que permitían por primera vez la gestión automática de las reservas, y los Global Distribution Sistems (GDS) evolucionado a los sistemas actuales de Amadeus, Galileo, Worldspan o Sabre.

En una industria, hoy más que nunca, dominada por el cliente, las reservas deben documentarse, y por ello tecnologías como el fax no sólo no han caído en desuso, sino que siguen siendo sistemas con gran penetración y éxito en el sector.

Los agentes del turismo siguen haciendo un gran uso del fax, como por ejemplo touroperadores, que promocionan sus ofertas enviando comunicaciones masivas a las agencias de viajes, o los sistemas de reservas, que generan faxes de manera automática.

Las predicciones son realmente optimistas, y apuntan a que a corto y medio plazo el uso del fax dentro de la industria del turismo no sólo se mantendrá, sino que en algunos casos se incrementará debido a la irrupción del fax por Internet, una nueva tecnología que aporta las ventajas de este medio de comunicación tradicional y supera los inconvenientes que traía aparejados.

Empresas que necesitan enviar grandes cantidades de faxes y cuentan con un servidor fax, hardware, software específico y varias líneas telefónicas, encuentran en el Fax a través de Internet la oportunidad perfecta para externalizar este servicio, lo que les ahorra costes y tiempo y les permite ganar en fiabilidad y comodidad de uso.

El fax por Internet es muy flexible: está diseñado para enviar y recibir miles de fax al minuto, y se adapta a cualquier tipo de solicitud, desde envíos de faxes ocasionales a un solo destinatario, hasta mensajes de distribución masiva. En este último supuesto, además, es comparativamente más económico que los sistemas de emailing, pues sólo se facturan aquellos mensajes entregados con éxito.

Asimismo, es extremadamente simple, pues no hay necesidad de implementar ningún software ni hardware, ni tampoco dar de alta líneas telefónicas o instalaciones. Los faxes se emiten y se reciben del mismo modo que cualquier email, y es que es compatible con cualquier tipo de cliente de correo electrónico, como Outlook o Thunderbird, o incluso Hotmail o Gmail. Además, el usuario puede mantener su actual número de fax. De esta forma, se asegura de que no pierde su número, incluso aunque en un futuro decida dejar de usar el servicio.

Veíamos anteriormente que mientras los CRS y los GDS permitieron desarrollar y globalizar la disponibilidad de los servicios turísticos elementales a través de las agencias de viaje, Internet ha extendido esta posibilidad directamente a los consumidores finales, redefiniendo el sistema comercial y en muchas ocasiones, además, se está llegando a la eliminación de ciertos intermediarios del canal tradicional de comercialización.

En efecto, la interacción y las opciones de los consumidores se han multiplicado, gracias a programas y plataformas que permiten al viajero configurar un itinerario personalizado, enlazando servicios de su elección y completando la transacción en tiempo real, gracias a desarrollos tecnológicos que determinan los precios en función de la demanda y la oferta disponible.

Y aunque España figura por debajo de la media europea en cuanto a conexiones fijas de alta velocidad, sin embargo superamos al resto de países de la UE en la rápida penetración que ha logrado la banda ancha móvil. Más de 5 millones de personas, según los datos difundidos en el último Informe “La Sociedad de la Información en España 2010” de la Fundación Telefónica, acceden en la actualidad a Internet a través de esta vía.

El sector del turismo en pleno deberá adaptarse a esta nueva herramienta para poder interactuar con su cliente. Pocos sectores exigen tanta inmediatez de respuesta como el turístico, donde las necesidades se plantean aquí y ahora (cancelación de vuelos, reservas inesperadas, contratación de productos de última hora, excursiones, guías…), con la mayor urgencia. En este sentido, desde InterFax estimamos que los faxes de confirmación en los móviles actuarán como perfectas tarjetas de embarque o documentos acreditativos en la contratación de cualquier paquete turístico.

A pesar de las innegables tensiones de los últimos años, surgidas a raíz de la actual crisis económica mundial, se augura un excelente futuro para el sector turístico. La Organización Mundial del Turismo (OMT) contempla previsiones más que optimistas. En realidad, y según este organismo, el sector ya inició su recuperación fuertemente a lo largo del pasado año. Las TICs favorecerán la segmentación del mercado y la creación de nuevos servicios, contribuirán a la sostenibilidad y mejorarán la productividad.

Es innegable que las nuevas tecnologías pueden generar oportunidades en el sector turístico e implicarán reconversiones en el sector necesarias para seguir con un crecimiento continuado.

(Publicado en la revista Nexotur #716 a fecha 2/5/2011)

Contact us today

Talk to a member of our team about the benefits InterFAX can bring to your organization's communications processes.

Contact us today